Artículos

1º Caso (médico cirujano a mujer 34 años con litiasis biliar. En criollo: piedras en la vesícula)

Paciente: ¿cómo sigue esto Doctor?

Médico: quedate tranquila Mabel, sacamos la vesícula, seguís con tu vida normalmente y podrás comer lo que quieras.

 

2º Caso (médico endocrinólogo a mujer hipotiroidea de 28 años)

Médico: Ud. está sufriendo un desequilibrio hormonal, pero no se preocupe, va a tomar esta pastillita por la mañana y listo”

Paciente: ¿Cuánto tiempo doctor?

Médico:   ah el resto de su vida… 

 

¿Realmente podemos considerar estas respuestas como serias y profesionales? ¿Acaso podemos caer en una actitud tan infantil y poco científica como la de creer que eliminando un órgano enfermo, o tomando una pastilla, el problema se resuelve?

Aunque parezca algo obvio, por momentos, pareciera que la medicina se olvida de que somos un sistema vivo y todavía sigue tratando al ser humano como si fuera una máquina, basándose en antiguos paradigmas mecanicistas, donde sacando o reemplazando partes se resuelve el problema.
Debemos abrir los ojos ante esta obviedad y entender que para poder comprender a un ser vivo, debemos estudiarlo en su totalidad, en el lugar donde vive, y en el tiempo considerando su relación con el medio que lo rodea. Nunca podremos entender a un ser humano, estudiando el comportamiento de sus células en un microscopio, mirando una tomografía o un análisis de sangre en un laboratorio y mucho menos a través del estudio de sus genes. En ese caso nos encontramos estudiando solo partes del organismo y nunca podríamos ver la capacidad de un SER íntegro manifestando la VIDA.

¿Significa esto que los descubrimientos actuales de la ciencia no sirven para nada?

NO, la ciencia ha aportado muchísimos conocimientos y muy útiles, sólo debemos entender y aceptar, que éstos conocimientos son parciales y limitados a su aspecto físico palpable. Hacer afirmaciones basándose únicamente en esto es claramente un error que la ciencia debe corregir.

Para comprender al Ser Humano, debemos estudiarlo teniendo en cuenta todos sus aspectos. Su cuerpo físico, pensamientos y emociones y cómo este se interrelaciona con el medio que lo rodea. Cada uno de nosotros, posee características particulares y el estado de salud, dependerá de su relación con el medio y la capacidad de adaptarnos al mismo.
Si hay algo que caracteriza a todo sistema biológico o viviente, es que se comporta como un TODO INTEGRADO y que posee una estricta necesidad de INTERACCIÓN CON EL MEDIO que lo rodea y podrá mantener la vida que posee, solo y únicamente si mantiene una constante y adecuada interacción con el medio ambiente. Al mismo tiempo su esencia de VIDA se manifiesta en este intercambio y en la relación permanente que mantiene con el exterior.
A este estado de equilibrio, se lo conoce en fisiología bajo el término de Homeostasis, que lo abordaremos en la próxima nota.

Dr. Roberto Vitale
Médico UBA (MN 103.382)
Especialización en Medicina General
Post grado en Naturismo y Nutrición